Crema helada de chocolate

  • Chocolate semiamargo 125 g
  • crema de leche 50 cc
  • crema batida 200 g
  • pasas de uvas negras 2 cdas
  • cognac 2 cdas
  • chocolate con leche 2 barritas
  • hojitas de menta

Hervir la crema sin batir.
Retirar del fuego e incorporar el chocolate en trocitos.
Batir con batidor de alambre hasta espesar.
Añadir las pasas previamente remojadas en coñac y escurridas.
Incorporar la crema batida y mezclar en forma envolvente.
Distribuir la preparación en moldes individuales forrados con papel manteca.
Espolvorear la superficie con el chocolate con leche rallado grueso.
Llevar al freezer una hora.
Desmoldar y decorar con la menta.

Helado de nutella

  • Huevos 2
  • azúcar 50 g
  • crema de leche 250 g
  • esencia de vainilla unas gotas
  • Nutella 100 g
  • chocolate picado 70 g
  • chocolate en polvo 1 cda

Batir los huevos con el azúcar, a baño maría, durante 6 a 8 minutos.
Perfumar con la vainilla y seguir batiendo un par de minutos más.
Dejar enfriar la preparación espumosa.
Aparte batir la crema de leche y añadir el nutella.
Agregar el chocolate en polvo y mezclar bien.
Unir los dos batidos y mezclar en forma suave y envolvente.
Sumar el chocolate picado e integrar bien.
Llevar al freezer durante 4 horas.
Servir.

Helado de melón

  • Melón cortado en cubos 4 tazas
  • azúcar 1/3 taza
  • frutillas 200 g
  • kiwis 4

Procesar el melón con el azúcar.
Llevar al freezer hasta que la preparación esté firme.
Procesar nuevamente para que quede cremoso.
Helar otra vez.
Pelar y cortar los kiwis en rodajas.
Cortar las frutillas limpias a la mitad.
Servir el helado de melón con las frutas cortadas.
También se puede acompañar con rodajas de mango o papaya.

Menta granizada helada

  • Hojas de menta fresca 50 g
  • licor de menta 1 copita
  • azúcar 125 g
  • jugo de 1/2 limón
  • crema de leche 1 pote
  • chocolate en trocitos 100 g

Mezclar una taza y media de agua con el azúcar.
Cocinar a fuego lento, revolviendo, hasta conseguir un almíbar.
Incorporar las hojitas de menta y cocinar 10 minutos a fuego bajo.
Retirar y dejar enfriar.
Colar el almíbar aplastando las hojas para extraer todo su sabor.
Sumar el jugo de limón y el licor de menta.
Batir la crema y agregar poco a poco el almíbar preparado.
Verter en un molde y llevar al freezer.
Dejar media hora, hasta que comience a congelarse.
Agregar el chocolate en trocitos o rallado grueso.
Batir bien y llevar nuevamente al frío.
Servir decorado con hojas de menta.