Tabla de quesos

  • Queso de máquina en trozo 500 g
  • queso roquefort 250 g
  • queso sardo 250 g
  • queso provolone 250 g
  • orégano 2 cdas
  • ají molido 2 cdas
  • pimienta en grano 1 cda
  • pimentón dulce 2 cdas
  • nueces peladas 100 g
  • whisky
  • almendras peladas 100 g
  • aceite de oliva
  • Mix: roquefrot 250 g
  • mayonesa 250 g
  • crema de leche 250 cc

Cortar el sardo en láminas.
Acomodarlo en forma escalonada sobre una tabla de madera.
Proceder del mismo modo con el resto de los quesos una vez preparados.
Cortar el provolone son cáscara, en fetas de 1/2 cm de espesor.
Servirlo sin aderezar.
Dividir el trozo de queso de máquina en tres.
Pincelar la superficie de cada parte con aceite de oliva.
Apoyar uno de los trozos en pimienta molida y filetear.
Apoyar otro de los trozos en orégano y filetear.
Apoyar el tercer trozo en ají molido y fetear finamente.
Dejar enfriar bien el roquefort.
Cortarlo en láminas y acomodarlo en la tabla.
Mix: procesar o pisar bien el roquefort.
Mezclar bien con la mayonesa y la crema para integrar.
Servir en un bol acompañando la tabla de quesos.
Atención: el queso de máquina se puede aderezar también con pimentón, almendras procesadas y maceradas en aceite de oliva o nueces picadas y maceradas en whisky.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *