Salsa de natillas

  • Yemas 4
  • azúcar 150 g
  • leche 300 cc
  • esencia de vainilla

Batir las yemas con el azúcar hasta que estén espumosas.
Añadir poco a poco la leche hervida y tibia.
Llevar a fuego bajo y cocinar hasta que la preparación empañe la cuchara de madera, sin hacer hervir.
Retirar la natilla y perfumar con esencia de vainilla a gusto.
Servir tibia o fría, acompañando todo tipo de postres.
Nota: es una salsa bastante líquida; si desea espesarla puede añadir una cucharadita de fécula de maíz disuelta en la leche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *