Tomates al natural

  • Tomates
  • agua
  • sal

Elegir tomates sanos, lisos, rojos y no demasiado maduros.
Preferentemente tomates perita.
Utilizar agua hirviendo con sal, en proporción de 1 cda de sal por cada kilo de tomate.
Pasar por agua hirviendo cada tomate, pelarlo y colocarlo en un frasco.
Añadir el agua hervida con sal ya fría.
Dejar un centímetro libre del borde del tarro.
Cerrar herméticamente y esterilizar.
Colocar los frascos en una olla, sobre una rejilla de madera o sobre un lecho de hojas.
Separarlos entre sí para evitar que se choquen.
El agua siempre debe cubrirlos.
Hervir a fuego moderado el tiempo necesario.
Por ejemplo un frasco de medio kilo necesita 30´de hervor.
El tiempo es proporcional para los tarros de mayor o menor tamaño.
Dejar enfriar el frasco en el agua de cocción.
Retirar, secar y etiquetar.
Reservar en lugar fresco y seco.
Una vez abierto el frasco consumir a la brevedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *