Solomillo de cerdo y puerros salteados

  • Solomillos de cerdo 2
  • sal y pimienta
  • mostaza 2 cdas
  • aceite de oliva
  • puerros 8
  • hinojo 1
  • lima 1
  • manteca
  • vino blanco 100 cc
  • mermelada de guindas 1 cda

Condimentar el solomillo con sal y pimienta a gusto.
Untar con mostaza y dorar en una sartén con un chorrito de aceite de oliva.
Terminar de cocinar el cerdo en el horno.
Levantar el jugo de cocción con el vino blanco, cocinar hasta reducir.
Añadir la mermelada de guindas u otro fruto rojo y cocinar 3´ más.
Calentar una sartén con manteca y saltear los puerros en trocitos.
Añadir el hinojo en láminas finas y condimentar con jugo de lima, sal y pimienta.
Servir los solomillos con la salsa agridulce, acompañados del salteado de puerros.

Merengues rellenos

  • Claras 4
  • azúcar 100 g
  • azúcar impalpable 100 g
  • crema de leche 150 cc
  • damascos 2
  • ciruelas 2
  • mermelada de durazno 8 cdas
  • limón 1

Batir las claras a punto de nieve firme.
Añadir el azúcar y batir hasta integrar bien.
Incorporar el azúcar impalpable y mezclar con movimientos envolventes.
Colocar el merengue en una manga con boquilla rizada.
Cubrir una placa o asadera con papel manteca.
Dibujar ocho circulos de 9 cm cada uno.
Distribuir el merengue sobre dichos círculos.
Formar nidos y hornear 20´ a fuego bajo.
Bajar el fuego a mínimo y seguir cocinando dos horas más.
Apagar el fuego y dejar enfriar los merengues en el interior del horno.
Acomodarlos en una fuente y rellenar con la crema batida y la fruta pelada y cortada en gajos.
Servir con la mermelada mezclada con 2 cdas de jugo de limón.
Nota: usar las claras a temperatura ambiente.
Añadir una pizca de crémor tártaro o sal para ayudar al batido.
La temperatura del horno debe ser baja, no superar los 120º.
Colocar la placa en la parte media del horno.

Duraznos exquisitos

  • Duraznos en almíbar 8 mitades
  • amarettis 24
  • mermelada de damasco 4 cdas
  • licor de amaretto 8 cdas
  • crema batida

Mantener los duraznos en la heladera hasta el momento de servir.
Escurrir bien de su almíbar.
En una compotera o copa colocar 6 amarettis en forma de corona.
Encima acomodar 2 mitades de durazno, como si la fruta estuviese entera.
Formar un cordón de crema batida en la unión de los mismos.
Disolver la mermelada con el licor y bañar alrededor de los duraznos.
Servir inmediatamente.
Nota: es una receta fácil para preparar con los chicos.
En ese caso disolver la mermelada con agua caliente.

Tarta de kiwi y crema

  • Manteca 150 g
  • harina 300 g
  • agua 50 cc
  • azúcar 6 cdas
  • sal una pizca
  • kiwis 3 o 4
  • crema pastelera 250 g
  • crema de leche 250 cc
  • dulce o mermelada de durazno 250 g
  • cognac 1 copa

Mezclar la harina con 3 cdas de azúcar.
Añadir la manteca, la pizca de sal y el agua.
Mezclar y amasar, formar un bollo y dejar descansar.
Enmantecar un molde de 26 cm de diámetro.
Extender la masa y forrar el molde.
Pinchar la superficie con un tenedor.
Cocinar en horno medio unos 25´ o hasta dorar.
Mezclar la crema pastelera con la crema de leche batida.
Rellenar la tarta.
Cortar los kiwis en rodajas finas y acomodarlos sobre la crema.
Mezclar la mermelada con 3 cdas de azúcar y el cognac.
Cocinar, hervir hasta espesar y colar.
Bañar la tarta con este almíbar.

Tarta de manzana y crema

  • Masa de hojaldre 1 disco
  • huevo 1
  • fécula de maíz 1 cda
  • esencia de vainilla 1 cdita
  • leche 200 cc
  • azúcar
  • ralladura de limón
  • manzanas deliciosas 3 o 4
  • almendras fileteadas 20 g
  • mermelada de ciruela

Mezclar el huevo ligeramente batido con la leche.
Añadir la fécula de maíz y 1 o 2 cdas de azúcar.
Perfumar con la esencia de vainilla y la ralladura de limón.
Cocinar a fuego bajo hasta que espese.
Remover continuamente con cuchara de madera.
Retirar y dejar enfriar.
Forrar una tartera con la masa de hojaldre.
Pinchar la superficie con un tenedor y hornear.
Dejar enfriar bien y rellenar con la crema anterior.
Cubrir con las manzanas cortadas en láminas finas.
Pincelar con la mermelada reducida.
Espolvorear con las almendras fileteadas.
Dar un golpe de horno y servir tibia o fría.