Triffle de vainillas

  • Vainillas 8
  • dulce de leche repostero 300 g
  • café instantáneo 1 cdita
  • postre de chocolate 1 envase
  • chocolate para taza c/n

Preparar el postre de chocolate siguiendo las instrucciones del envase.
Añadir una cucharadita de café instantáneo y mezclar bien.
Acomodar las vainillas en una fuente rectangular.
Distribuir encima un poco de postre caliente.
Dejar enfriar y solidificar en la heladera.
Reservar el resto del postre a temperatura ambiente.
Cubrir las vainillas y chocolate con el dulce de leche.
Completar con el resto del postre.
Decorar con chocolate rallado.
Reservar en la heladera hasta el momento de servir.
Acompañar, si gusta, con crema batida y/o frutos rojos.

Dolce moka

  • Queso crema 400 g
  • azúcar 150 g
  • café fuerte 3 pocillos
  • vino marsala 1 copita
  • vainillas 16

Mezclar el queso crema con 5 cdas de azúcar y 2 cdas de vino marsala.
Mezclar en forma suave y envolvente; llevar a la heladera.
Calentar el café con el azúcar restante.
Añadir el vino marsala, mezclar y dejar enfriar.
Remojar las vainillas con el café preparado.
Acomodarlas en una fuente y cubrir con la crema de queso.
Espolvorear con café molido o chocolate rallado.
Llevar a la heladera dos horas o más antes de servir.

Tiramisú de fernet y cola

  • Crema de fernet
  • vainillas
  • fernet
  • gaseosa cola
  • café instantáneo

Preparar la crema de fernet como indica la receta anterior.
Forrar un molde con papel manteca enmantecado.
Acomodar las vainillas en el fondo formando una capa.
Remojarlas con una mezcla de coca cola, fernet y una pizca de café.
Cubrir con una parte de la crema.
Acomodar otra capa de vainillas y otra porción de crema.
Terminar con los ingredientes y llevar al congelador o freezer.



Postre de vainillas y manzanas

  • Vainillas 300 g
  • manzanas 5
  • jugo de limón
  • queso blanco 320 g
  • azúcar o edulcorante (opcional)
  • canela (opcional)

Pelar y cortar las manzanas en cubitos.
Rociarlas con un poco de jugo de limón para que no se oscurezcan.
Colocarlas en una cacerola con un poco de agua.
Endulzar a gusto, si lo desea.
Cocinar hasta que queden tiernas.
Pisarlas para hacer un puré de manzana.
Desmigar las vainillas y acomodarlas en una tartera formando una base.
Disponer encima el puré de manzana.
Cubrir con el queso blanco batido (endulzado o no).
Espolvorear la superficie con canela.