Pan de molde

  • Harina 500 g
  • sal 1 cdita
  • azúcar 1 o 2 cdas
  • miel 1/2 cda
  • levadura fresca 25 g
  • aceite 5 cdas
  • agua 350 cc

Se puede utilizar harina blanca o integral lista para usar.
Mezclar la harina con la sal y el azúcar.
Añadir la levadura desgranada.
Sumar la miel, el aceite y el agua.
Mezclar bien y batir unos minutos.
Dejar levar tapado, en lugar tibio.
Desgasificar y verter la preparación en dos moldes para budín inglés.
Tapar y dejar levar nuevamente hasta que alcance el doble de su volumen.
Cocinar en horno precalentado, a temperatura medio baja, hasta que los panes se doren ligeramente.
Retirar del horno, desmoldar sobre una rejilla y dejar enfriar.

Bollitos rellenos de dulce

  • Harina 500 g
  • sal una pizca
  • azúcar 90 g
  • levadura 25 g
  • miel 1 cda chica
  • esencia de vainilla 1 cdita
  • manteca 80 g
  • huevos 2
  • leche 200 cc
  • dulce de membrillo c/n
  • azúcar molida o impalpable

Preparar una levadura previa con la levadura de cerveza, 1 cucharada de azúcar y la leche tibia. Dejar espumar.
Mezclar la harina con la sal y el azúcar. Agregar la manteca blanda, la miel y los huevos ligeramente batidos. Perfumar con la vainilla
incorporar la levadura previa y unir bien todo. Amasar hasta formar un bollo suave y liso. Tapar y dejar leudar en lugar tibio.
Cuando duplique su volumen desgasificar y dividir la masa en pequeñas porciones.
Estirar cada una un poquito con las manos y acomodar un trocito de dulce de membrillo (o batata si prefiere). Cerrar formando un bollito.
Colocar cada bollito en una asadera aceitada o enmantecada, dejando un pequeño espacio entre cada uno. Dejar levar al doble de su volumen. En ese momento se pueden expolvorear con azúcar molida (opcional).
Cocinar en horno precalentado, a temperatura moderada, hasta que se doren ligeramente. Retirar y dejar enfriar sobre una rejilla.
Otra posibilidad es espolvorear los bollitos al sacarlos del horno, en este caso con azúcar impalpable.




Jengibre encurtido (pickles)

  • Raíz de jengibre fresca 200 g
  • azúcar 3 cdas
  • vinagre de arroz 200 cc

Pelar y cortar el jengibre en láminas finas.
Blanquear durante 5 minutos en agua hirviendo con sal. Colar bien y reservar.
Colocar el azúcar en una cacerolita, humedecer con unas gotas de vinagre. Llevar al fuego para hacer un caramelo ligeramente dorado. Incorporar el vinagre y cocinar unos minutos hasta que el azúcar se disuelva completamente, logrando un almíbar color caramelo.
Añadir el jengibre y mezclar bien.
Envasar en frasco limpio y hermético.
Conservar en la heladera o en un lugar fresco.
Dejar reposar unos días antes de consumir.
Nota: se puede reemplazar el vinagre de arroz por vinagre de manzana, el último es bastante más suave.

Ensaimada

  • Harina 500 g
  • sal una pizca
  • levadura 25 g
  • azúcar 80 g
  • leche 225 cc
  • manteca 25 g
  • aceite neurtro 2 cdas
  • huevos 2
  • manteca de cerdo c/n
  • azúcar impalpable c/n
  • ralladura de naranja (opcional
  • crema pastelera o dulce de leche

Hacer la levadura previa mezclando la levadura, una cucharada de azúcar y la leche tibia. Dejar espumar.
Mientras mezclar la harina con la sal y el azúcar.
Añadir la manteca blanda, el aceite y los huevos ligeramente batidos.
Incorporar la levadura previa y mezclar bien todo.
Amasar hasta formar un bollo suave y liso. Tapar y dejar levar al doble de su volumen.
Formar bollitos y estirar en forma triangular o rectangular. Untar con la grasa de cerdo mezclada con azúcar impalpable y ralladura de naranja o limón si lo prefiere.
Enrollar formando bastoncitos y disponerlos sobre una placa enmantecada o aceitada formando espirales.
Dejar levar nuevamente. Cocinar en horno precalentado, a temperatura media, unos 15 minutos o hasta que queden cocidas y ligeramente doradas.
Retirar las ensaimadas y espolvorear su superficie con azúcar impalpable. Dejar enfriar.
Cortar al medio y rellenar con crema pastelera o dulce leche.

Pan dulce Maru

  • Levadura fresca 50 g
  • azúcar 1 cda
  • leche tibia 1/2 taza
  • harina 0000 850 g
  • azúcar 200 g
  • manteca 100 g
  • huevos 4
  • leche tibia 1 taza
  • ralladura de limón
  • coñac 1 cda
  • extracto de malta 1 cda
  • agua de azahar unas gotas (opcional)
  • frutas secas 375 g
  • jugo de 1 limón
  • azúcar impalpable c/n

Preparar el fermento mezclando la levadura la cucharada de azúcar y media taza de leche tibia. Dejar reposar unos minutos hasta espumar.
Aparte mezclar harina y azúcar; formar un hueco en el centro y agregar la manteca blanda, los huevos ligeramente batidos, la ralladura, el coñac, el extracto y el agua de azahar. Sumar el fermento y mezclar bien todo.
Amasar hasta obtener una preparación suave y lisa, formar un bollo y dejar reposar, tapado con un lienzo, en lugar tibio.
Cuando duplique su volumen incorporar las frutas secas y amasar para integrar bien todo. Dividir en dos o tres bollos y colocarlos en moldes de papel madera.
Cortar una cruz en la superficie de cada uno, pincelar ligeramente con huevo y dejar leudar nuevamente hasta que los panes dupliquen su volumen.
Llevar a horno precalentado, a temperatura moderada de unos 200 grados y cocinar unos 45 minutos.
Retirar y pintar la superficie con un glasé hecho con jugo de limón y cantidad necesaria de azúcar impalpable.
Dejar enfriar bien antes de cortar y servir.