Salsa de natillas

  • Yemas 4
  • azúcar 150 g
  • leche 300 cc
  • esencia de vainilla

Batir las yemas con el azúcar hasta que estén espumosas.
Añadir poco a poco la leche hervida y tibia.
Llevar a fuego bajo y cocinar hasta que la preparación empañe la cuchara de madera, sin hacer hervir.
Retirar la natilla y perfumar con esencia de vainilla a gusto.
Servir tibia o fría, acompañando todo tipo de postres.
Nota: es una salsa bastante líquida; si desea espesarla puede añadir una cucharadita de fécula de maíz disuelta en la leche.

Deja una respuesta