Ambrosía de san Juan

  • Azúcar 500 g
  • agua 1/2 l
  • leche 1/2 l
  • yemas 4
  • claras 2

Preparar un almíbar con el agua y el azúcar indicados.
Mezclar con la leche.
Incorporar poco a poco a las yemas y claras ligeramente batidas.
Perfumar a gusto con canela, esencia de vainilla, ralladura de naranja o limón o licor.
Cocinar hasta que la preparación coagule.
Remover constantemente con cuchara de madera.
Cuando la crema se separa del borde de la cacerola está lista.
Dejar enfriar y llevar a la heladera.
Servir esta ambrosía sola o acompañada de crema o dulce de leche.

Mousse de dulce de leche y café

  • Dulce de leche 250 g
  • crema de leche 250 cc
  • café 1 pocillo
  • claras 4
  • azúcar 8 cdas

Mezclar la crema con el café.
Batir a medio punto.
Batir las claras con el azúcar hasta que estén firmes.
Mezclar el dulce de leche con la crema al café.
Añadir las claras batidas y mezclar en forma envolvente.
Distribuir la preparación en copas o compoteros.
Llevar a la heladera 4 horas o más.
Servir la mousse sola o salpicada con frutas secas o chocolate en trocitos.

Copa de ananá y frutilla

  • Pulpa de ananá 250 g
  • azúcar 180 g
  • leche 150 cc
  • queso Philadelphia light 125 g
  • gelatina sin sabor 15 g
  • claras 2
  • frutillas
  • ananá en rodajas

Remojar la gelatina sin sabor en agua fría.
Mezclar con batidora la pulpa del ananá, el queso y 80 g de azúcar.
Calentar la leche y añadir la gelatina, disolverla bien.
Dejar enfriar un poco y agregar el batido de ananá y queso; mezclar.
Llevar a la heladera y dejar que la preparación cuaje.
En una ollita colocar 100 g de azúcar y un poco de agua.
Calentar hasta formar un almíbar y dejar entibiar.
Batir las claras y añadir el almíbar poco a poco.
Seguir batiendo hasta obtener un merengue.
Cuando la crema de ananá comience a solidificarse añadir el merengue.
Mezclar suavemente y distribuir en 6 copas.
Llevar a la heladera y dejar enfriar bien.
Decorar a gusto con trocitos de frutillas y rodajas de ananá.

Freezer, conservación de huevos

Huevos enteros: batir ligeramente los huevos.
Añadir 1/2 cdita de sal o de azúcar cada 3 huevos.
Guardar en recipientes rígidos.
Descongelar a temperatura ambiente.
Duran así freezados 6 meses.

Yemas: batirlas ligeramente y añadir sal o azúcar según se vayan a utilizar.
Guardar en un recipiente o distribuir en cubetera, una yema en cada cubito.
Descongelar a temperatura ambiente.
Duran 6 meses.

Claras: batirlas ligeramente y añadir sal o azúcar (opcional).
En este caso no es imprescindible el uso de sal o azúcar.
Guardar en un recipiente o distribuir en cubeteras.
Descongelar a temperatura ambiente.
Duran 6 meses.

Nota: no se pueden congelar los huevos con cáscara porque estallan.
No se pueden congelar los huevos duros enteros porque la clara toma consistencia similar a un cuero.
Unicamente se pueden guardar los huevos duros picados muy finamente.