Esterilización casera

Lavar y enjuagar muy bien los frascos a utilizar.
Colocar en una cacerola alta una rejilla metálica o un repasador doblado varias veces.
Acomodar encima los frascos y cubrir con agua.
Llevar al fuego y dejar hervir 30 minutos después de la ebullición.
Retirar los frascos calientes con ayuda de una pinza larga.
Hay pinzas que tienen las puntas de silicona, ideales en este caso.
Ubicar los frascos sobre una bandeja.
Llevarlos a horno precalentado, a temperatura suave (120°) y dejar 3 minutos.
Mantener los frascos en el horno, para que no pierdan temperatura, hasta envasar el producto deseado.
Rociar las tapas con pulverizador (mezclar 7 partes de alcohol etílico y 3 partes de agua).
Cerrar los frascos y guardar en lugar fresco y seco.

Tindalización

La tindalización es un proceso de esterilización que se aplica siempre que se quieran conservar carnes.
Todo tipo de carne se guarda sin huesos y debe envasarse en un frasco limpio y esterilizado.
El tiempo de tindalización es para un frasco de 360 g, 40 minutos en el primer tindalizado y 30 minutos en la segunda y tercera tindalización.
Colocar en una cacerola alta una rejilla metálica o un lienzo doblado varias veces.
Ubicar encima los frascos llenos y bien cerrados.
Cubrir con agua a temperatura similar al contenido de los frascos para evitar que se rompan.
Tapar la olla y llevar al fuego; dejar hervir el tiempo necesario.
Apagar el fuego y dejar que los frascos se enfrien dentro de la cacerola.
Repetir la operación después de transcurridas 24 horas.
Veinticuatro horas más tarde volver a llevar a ebullición y cocer el tiempo indicado.
Retirar los frascos del agua y dejar enfriar a temperatura ambiente.