Merengues con frutillas a la crema

  • Huevos grandes 4
  • azúcar impalpable 225 g
  • sal una pizca
  • frutillas 200 g
  • crema de leche

Separar las yemas de las claras y reservar las primeras.
Mezclar las claras con la sal y batir a nieve.
Comprobar el punto, deben aparecer picos espesos.
Añadir 100 g de azúcar y batir despacio hasta integrar bien.
Incorporar el resto de azúcar en dos veces.
Mezclar con movimientos envolventes.
Tomar porciones del batido con una cuchara.
Acomodar en una placa enharinada.
Hornear a fuego mínimo hasta que los merengues se sequen.
Limpiar y cortar en trocitos las frutillas.
Mezclar con algunas cucharadas de crema batida.
Retirar los merengues del horno.
Juntarlos de a dos, uniéndolos con una porción de frutillas a la crema.
Servir o conservar en la heladera hasta el momento de llevar a la mesa.
Nota: los merengues se pueden perfumar con vainilla, café o extracto de frutas.
En todos los casos utilizar una pequeña cantidad, una cucharadita es suficiente.

Merengues

  • Claras
  • azúcar
  • fécula de maíz

Medir las claras.
Batir una medida de claras hasta que estén espumosas.
Añadir la misma medida de azúcar en forma de lluvia.
Batir hasta lograr una preparación firme.
Añadir otra medida de azúcar cernida con 1 cdita de fécula.
Mezclar suavemente con espátula, en forma envolvente.
Colocar el merengue en manga con boquilla rizada o lisa.
Formar los merengues o merenguitos sobre una placa enmantecada y enharinada.
Cocinar en horno mínimo más de una hora, hasta que queden bien secos o sequitos.
Nota: la fécula de maíz sirve para lograr el secado del merengue.
Puede dejar la puerta del horno ligeramente abierta para que la temperatura de cocción sea bien suave.