Milanesa de calabaza

  • Calabaza o zapallo
  • sal y pimienta
  • huevo
  • avena
  • mix de semillas
  • tomate
  • queso fresco o muzarella

Cortar la calabaza o zapallo en rodajas finas.
Salpimentar a gusto. Pasar por huevo batido.
Rebozar en una mezcla de avena y semillas.
Acomodar las milanesas en una fuente aceitada.
Cocinar en horno caliente hasta dorar la base.
Dar vuelta y cubrir cada una con rodajas de tomate y trocitos de queso fresco o muzarella.
Cocinar y gratinarlas.

Milanesas caprese

  • Tomates 4
  • jamón crudo o bondiola 2 fetas
  • muzarella
  • huevo 1
  • pan rallado
  • hojas de albahaca fresca
  • sal
  • pimienta
  • aceite c/n

Cortar los tomates en láminas finas.
Formar una especie de sandwiches.
Unir dos rodajas de tomate y 1 de muzarella en el medio.
Intercalar algunas hojitas de albahaca y un trocito de jamón.
Pasar por huevo batido salpimentado a gusto.
Rebozar con el pan rallado.
Freír en abundante aceite caliente.
Retirar y escurrir sobre papel absorbente.

Salchichas a la milanesa

  • Salchichas de viena 8
  • huevos 2
  • sal
  • pimienta
  • mostaza 1 cda
  • pan rallado 1 taza
  • aceite c/n

Batir los huevos con sal y pimienta.
Añadir la mostaza y mezclar bien.
Pasar las salchichas por el batido.
Rebozar con pan rallado y freír.
Cocinar en abundante aceite caliente.
Retirar y escurrir sobre papel absorbente.

Milanesas de cerdo con queso

  • Lomo de cerdo 600 g
  • queso de máquina 4 fetas
  • azúcar negra 1 cda
  • harina 1/2 taza
  • huevo 1
  • sal
  • pimienta
  • pan rallado 1 taza
  • aceite c/n

Cortar el lomo de cerdo en 4 rodajas gruesas.
Realizar un corte en cada una y abrirla en forma de libro.
Rellenar con una feta de queso y una parte del azúcar negra.
Pasar los medallones por harina y luego por huevo batido salpimentado.
Rebozar con el pan rallado.
Freír en abundante aceite caliente.
Retirar y escurrir sobre papel absorbente.

Tomates a la milanesa

  • Tomates redondos, casi verdes 4
  • harina 100 g
  • huevos 3
  • pan rallado
  • aceite
  • sal
  • queso rallado 50 g

Lavar, secar y cortar los tomates en rodajas de 1 cm de espesor.
Salpimentar a gusto y pasar por harina.
Batir los huevos con sal y remojar en ellos el tomate.
Rebozarlos en pan rallado mezclado con el queso rallado.
Freír en abundante aceite bien caliente.
Retirar y escurrir sobre papel absorbente.