Baklava

  • Masa filo 500 g
  • manteca 200 g
  • nueces 200 g
  • pistachos 50 g
  • piñones 50 g
  • canela
  • cardamomo
  • anís estrellado
  • clavo de olor
  • agua 150 cc
  • azúcar 250 g
  • rodajas de limón 3

Almíbar: mezclar el agua y el azúcar.
Perfumar con canela en rama, 1 o 2 clavos de olor, anís estrellado y rodajas de limón.
Hacer hervir hasta lograr un almíbar liviano.
Dejar enfriar bien.
Baklava: disponer en un molde capas de masa filo.
Pincelar cada lámina de masa con manteca clarificada o derretida e ir superponiéndolas.
Utilizar la mitad de la masa indicada.
Rellenar con la fruta seca picada groseramente.
Condimentar con canela y clavo de olor en polvo, cardamomo y anís estrellado.
Cubrir con el resto de la masa, tratada de la misma forma que en el paso anterior.
Llevar a la heladera un rato.
Retirar y cortar en porciones, en forma de triángulos, cuadrados o rombos.
Pincelar la superficie con manteca derretida o clarificada.
Llevar a horno precalentado y cocinar 10´ a 200°.
Bajar la temperatura a 180° y cocinar unos 25´ más.
Retirar del horno una vez que esté dorado.
Bañar en caliente con el almíbar frío.